Deportes División Menores 12/07/2018
Programa Infantil de Formación y Orientación Deportiva
Destinado a niñas y niños de 3 a 12 años
¿Qué buscamos para nuestros hijos en edades tempranas cuando queremos que comiencen alguna actividad física o un deporte?. Ese debería ser el primer interrogante de madres y padres a la hora de elegir las actividades que realizarán sus hijos. ¿Diversión?. ¿Juegos?. ¿Destreza?. ¿Movilidad?. ¿La antítesis a la vida sedentaria?. Para GER la respuesta es compleja pero simple a la vez: PIFODE.

El Programa Infantil de Formación y Orientación Deportiva, PIFODE, es el primer eslabón del desarrollo deportivo de niñas y niños para lograr las personas que deseamos: Felices, integradas a su individualidad y socialmente solidarias.

Una iniciación deportiva es importante porque el deporte desarrolla la creatividad, mejora la salud, integra la personalidad, es una herramienta de educación social y de adquisición de hábitos, disciplina, reglas, saber ganar y saber perder, fomenta el espíritu de equipo, el dominio de sí mismo, el ejercicio de mando, complementa la educación de la casa y la escuela, aleja a los niños de las problemáticas de la vida moderna, entre otras múltiples virtudes.

“No obstante, si bien el compromiso con el deporte sólo ser logra en la niñez, es imprescindible que los niños y niñas se sientan preparados y aptos para el desarrollo deportivo. En GER dividimos el correcto desarrollo deportivo en 5 etapas: 1-Conocimiento y mejora de la motricidad y coordinación motriz básicas 2-Iniciación y orientación deportiva. 3-Escuela deportiva. 4-Deporte Federado. 5-Alta Competencia. En las dos primeras etapas interviene el PIFODE, comentó la Coordinadora Marisa Valesi.

“Es de suma importancia que los chiquitos primero conozcan y luego mejoren su motricidad básica o sea correr, saltar, trepar, recibir, pasar, lanzar y transportar. A su vez los motivamos deportivamente a través de la práctica controlada de una gama amplia de disciplinas para irlos preparando para un futuro deportivo de alto nivel”, explicó Marisa Valesi.

El cuerpo de profesores y la coordinadora evalúan permanentemente a cada niña y niño, se procesan todos los datos, y al finalizar el programa se elabora el correcto perfil deportivo, se identifican el o los deportes más adecuados para cada uno y para los que se está mejor dotado. “Nosotros les damos esta evaluación final a los padres y consideramos que recién en ese momento se está en condiciones de encarar la etapa número 3 de nuestra planificación, o sea comenzar con las escuelas deportivas”, agregó Valesi.

“El trabajo coordinado y solidario entre los distintos profesionales que desarrollan diversas ciencias aplicadas al deporte y las aplican en el PIFODE, nos permite acercarnos al ideal de orientar a nuestros socios hacia alguna actividad deportiva específica, de acuerdo a sus mejores aptitudes, cimentando sólidas bases físicas biomecánicas generales de las distintas disciplinas, evitando la especialidad deportiva precoz, sobrecargas de entrenamientos, competencias inadecuadas al desarrollo psicofísico armónico, evitamos frustraciones y deserciones tempranas, entre otros beneficios de los cuales nos orgullecemos”, concluyó Valesi.

El PIFODE funciona desde el mes de abril y hasta noviembre en la sede central del club; de diciembre a febrero en las sedes Parque o Pueblo Esther. Más de 500 niños atraviesan el PIFODE DE GER. Posee un staff de profesores de la institución y en la temporada de verano se suma otro equipo seleccionado especialmente para reforzar el elenco estable, bajo la coordinación de la profesora Marisa Valesi.